CONOZCA BUENOS AIRES
 
 

BUENOS AIRES


por CARLOS ALBERTO TRONCARO

 
  RESEÑA HISTÓRICA  
El arribo de nutridas corrientes inmigratorias en las últimas décadas del siglo diecinueve y a comienzos del veinte, convirtió a Buenos Aires en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Así también, los 200 Km2. que cubre, la convierte en una de las más extensas.
Se le reconocen dos fundaciones, la primera de ellas, de la que no hay actas, se efectuó entre el 2 o 3 de Febrero de 1536 por Don Pedro de Mendoza, de quien se cree que sus intenciones no eran de fundar ciudad alguna.

Avala esta hipótesis, el no haber transportado elementos propios para esa misión, -semillas, muebles, animales, etc.-, en cambio, desembarcó pólvora, balas, y los caballos traídos, fueron a efectos de adentrarse con ellos en el territorio, para poder llegar al oro y la plata que había en Perú, dejando asentada en estas playas una fortaleza.

Un año después, llamado desde España, Don Pedro de Mendoza se embarca preso de una enfermedad que le produce la muerte cuando se hallaba en viaje, a la altura de las Islas Baleares.

A efectos de cumplir con el pacto asumido con Carlos Vº de llegar hasta el Imperio del Inca Atahualpa, y para fortalecer el número de gente con que a tal fin se contaba, en el año 1541, la población del puerto de Bs. Aires fue trasladada, y la fortaleza, abandonada, fue arrasada por los indios querandíes.

En el año 1573 el gobernador de Asunción del Paraguay, Álvarez de Toledo, con el objeto de tener una salida franca hacia Europa de los productos que enviaba a ese continente, convoca a Juan de Garay, -un lugarteniente hasta entonces encargado de embarcar hacia España por el Río de la Plata a presos y condenados-, y le encomienda establecer un puerto, misión que éste cumplió a orillas del Río Paraná, en Cayastá, muy cerca de la hoy ciudad Argentina de Santa Fé.

Comprobando que el lugar elegido no era el más propicio, en 1580 resolvió que era mejor refundar el abandonado fuerte de Buenos Aires. De esta forma el 11 de junio de ese año, cumpliendo con el ritual de estilo, -y en memoria de P. de Mendoza-, Juan de Garay en el Acta de Fundación anota el nombre de "Ciudad de la Trinidad y Puerto de Sta. María de los Buenos Aires".

La dependencia del País de la corona española, duró hasta los acontecimientos patriotas del Cabildo de 1810. En marzo de 1826 Buenos Aires se autoproclamó Capital de la Nación, pero dejó de serlo en junio del año siguiente, para con la anuencia de las provincias, recibir definitiva y oficialmente, el título de Capital Federal de la República Argentina, en el año1880.

 
  EL ORIGEN DE SU NOMBRE  
 
El culto a la imagen de la Madre de Dios, bajo la advocación de la "Madonna di Bonaria", -protectora de los marinos-, que da nombre a la capital Argentina, se inició en el año 1370, en Cagliari, Italia.

En ese año un bergantín que había zarpado de España rumbo a Sicilia cargado de mercancías, se vio sorprendido por una fuerte tempestad que le hizo correr peligro de naufragio, obligada a alivianar la carga, se arrojaron al mar gran cantidad de bultos que fueron hundiéndose de inmediato, excepto una voluminosa caja de madera que permaneció flotando, llamando la atención que alrededor de la misma el fuerte oleaje fue apaciguándose y los rolidos cesaron junto con la tormenta.

Decidieron obedecer el rumbo señalado por el cajón, hasta que frente a la isla de Cerdeña enfiló hacia la playa de Cagliari adonde encallaron caja y nave.

Con la consiguiente intriga, la tripulación pretendió abrir el bulto, pero no pudo siquiera levantarlo. Entendiendo que todo resultaba milagroso, la voz de un niño que había acudido sugirió llamar a los padres de la Merced, del cercano convento ubicado en la colina di Bonaria, concurriendo dos religiosos, quienes por el contrario, no tuvieron dificultad alguna en transportar la carga, y para asombro de todos, en su interior se halló una imagen de la Ssma. Virgen con el niño Jesús en un brazo, y un cirio encendido en la otra mano.

Así comenzó el culto a la imagen de la Madre de Dios bajo la advocación de la Madonna di Bonaria (Buen Aire), venerada desde entonces como protectora de los marinos.

En 1536, Don Pedro de Mendoza, -quien había guerreado en Cagliari antes de su expedición al Río de la Plata-, dio al asiento en nuestras costas, el nombre de Puerto de Sta. María del Buen Ayre, que Juan de Garay en 1580, por arribar el día de la Ssma. Trinidad, rebautiza como "Ciudad de la Trinidad y Puerto de Sta. María de los Buenos Aires".

En la Basílica de Nuestra Sra. de Bs. Aires, ubicada en la Av. Gaona esquina Espinosa, de esta ciudad, se halla una imagen de la virgen que da nombre a la misma.

N.de la R.: El proceso canónico realizado en 1592 por el que se estableció la veracidad del acontecimiento, se halla en el archivo arzobispal de Cagliari, adonde se hallan el Convento y el Santuario di Bonaria.

CATEDRAL METROPOLITANA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

El primitivo lugar destinado por Juan de Garay al efectuar el trazado fundacional de la ciudad, era el que hoy ocupa el Banco de la Nación, donde en 1585 el obispo Fray Alonso Guerra hizo la primera Capilla, a 100 metros de donde ahora se encuentra la Catedral Metropolitana.

En 1593, ya en el emplazamiento actual, el arcediano Martín Del Barco Centenera hizo construir con paja y adobe, un nuevo templo que sirvió hasta 1603, año en que por su mal estado fue demolido, levantándose otro, al cual en 1616 se necesitó arreglarle el techo, provocándose en esta oportunidad su derrumbe total.

Nuevamente reconstruída, siguió oficiando como Iglesia Mayor, por ser la primera de la ciudad, hasta que el 30 de marzo de 1620, S.S.Paulo Vº, la erigió en Catedral, independizándola de la diócesis del Paraguay.

En 1671 se erigió la primer edificación hecha de ladrillos y techo de tejas, que años despues un fuerte temporal la deterioró de tal forma que, otra vez se necesitó demolerla.

Los malos materiales de construcción con que se contaba entonces hizo, que otro templo que en 1727 se había levantado con dos torres, sufriera un nuevo derrumbe del que solo quedó su frente.

A una nueva construcción efectuada en 1770, se le debió remplazar la cúpula por mal estructurada, y en 1778, esta vez por razones estéticas, le fue cambiada las torres y el pórtico.

Puede afirmarse que finalmente la construcción de 1791, es la que sin mayores cambios llegó hasta nuestros dias, habiéndosele adosado en 1822 el frontispicio y las 12 columnas que representan a los doce apóstoles. Esta columnata es anterior en casi 20 años a la de La Madelaine de París, de la cual erróneamente se dijo fue copiada.Hoy luce remozada por recientes obras de embellecimiento.

Es su Santo Patrono la Santísima Trinidad. En su interior descansan los restos del Soldado desconocido de la Independencia, y del prócer máximo argentino, el General José de San Martín, pero en total son 49 los muertos sepultados en ella desde 1630, en que debajo del altar mayor se colocaron los primeros restos correspondientes a Fray Pedro de Carranza, primer obispo de la ciudad.

Cuenta con dos órganos de la Casa Walcker de Alemania, uno construido en 1871 que es único en su tipo en Latinoamérica, ya que sin necesidad de ampliación eléctrica, se puede escuchar con total claridad el sonido de las notas de sus 37 registros, se halla colocado cerca del púlpito, el otro es más pequeño y anterior, -de fines del Siglo XVIII-, el más antiguo de Buenos Aires, ubicado en el coro de la iglesia, sobre la entrada principal.

Se efectúan visitas guiadas todos los días, de lunes a viernes, a las 11,30 horas

PIRÁMIDE DE MAYO Y PLAZA DE MAYO
(Conjunto histórico)

La "Pirámide" de mayo que se encuentra en el centro de la Plaza de Mayo es el primer monumento construído en el País; se inauguró el 25 de mayo de 1911 con motivo del 1er.aniversario de la revolución que originó el primer gobierno integrado por los patriotas.

En aquéllos años, la superficie de la plaza que hoy luce unificada, estaba dividida en dos partes por una demolida recoba central, ubicada adonde se halla ahora la pirámide.

Un sector daba frente al Fuerte que se encontraba donde hoy está la Casa de Gobierno; a éste sector se le denominaba Plazoleta del Fuerte, y la otra parte situada frente al Cabildo, Plaza de la Victoria.

El primer asentamiento de la Pirámide, fue en el centro del sector ocupado por la Plaza de la Victoria, distante 60,17m. del emplazamiento actual, adonde fue llevada por razones arquitectónicas el 25 de noviembre de 1912.

Desde allí ha sido mudo testigo de acontecimientos fundamentales en la historia política de los argentinos.

El 21 de mayo de 1942, fue declarada Monumento Histórico Nacional

El Cabildo es el edificio donde se gestó la Junta del primer gobierno patriota, tras el "Cabildo Abierto" en el mes de mayo de 1810, cuando una insurrección popular resolvió no seguir dependiendo de la corona española, y darse gobierno propio, haciendo cesar el mando del Virrey Cisneros.

EL CABILDO

Cuatro años antes se habían producido hechos precursores que aprovecharon los patriotas para echar las bases de un régimen con sentido nacional, que sirviera para todo el Virreinato del Río de la Plata, del que era su Capital desde el año 1776.

El 25 de junio de 1806, Inglaterra en guerra con España, aprovechando la derrota de ésta ante las fuerzas napoleónicas, mandó una expedición que se apoderó de Buenos Aires, lo que provocó la huída del Virrey Sobremonte.

Ante la situación creada, se organizó el pueblo para la reconquista de la ciudad logrando la rendición inglesa ante el asombro de toda América, en una lucha que se prolongó durante 40 días.

Pero transcurrido un año, el 28 de junio de 1807, nuevas tropas británicas que habían logrado apoderarse de Montevideo, vuelven a invadir Buenos Aires, y tras ardua lucha, nuevamente son rechazados, y también obligados a entregar aquélla plaza oriental que era integrante del Virreinato de entonces.

Estos acontecimientos propiciaron posteriormente la gesta emancipadora del General San Martín, quien con un ejército cruzó a caballo la Cordillera de los Andes, y obtuvo las sucesivas independencias de las hermanas naciones de Chile y Perú, afianzando con ello la definitiva autodeterminación de los tres países.

El solar que ocupa El Cabildo fue asignado por Don Juan de Garay al fundar la ciudad en 1580, para sede del Ayuntamiento y Casa Consistorial.

En 1608 se comenzó la primera construcción, y tras sucesivas reformas, en 1711 se obtuvo consentimiento de España para iniciar una nueva edificación, que recién se la comenzó en 1725. Su inauguración producida 39 años después, luego de algunas modificaciones, debido al inadecuado material conque se realizaban las edificaciones, debió ser demolida años más tarde.

El edificio actual también sufrió modificaciones. Los últimos cambios importantes los registra en 1889, en que ve cercenados tres arcos de su ala izquierda para dar lugar a la apertura de la Av. de Mayo, y en 1931 pierde otros 3 del ala derecha, para posibilitar la diagonal Sur, Avenida Julio A. Roca.

Su última restauración data del año 1940; ha sido declarado Monumento Histórico Nacional el 31 de mayo de 1933.

CONGRESO NACIONAL

El 12 de mayo de 1906, con el edificio todavía en construcción, que aún no contaba con las bancas en el recinto de los legisladores, a los que incluso se les vio acarrear bolsas y cajones con sus pertenencias para ocupar su lugar en el mismo, se realizó la inauguración oficial del Palacio Legislativo.

Este majestuoso Palacio de arquitectura neoclásica que cobija las sesiones de las cámaras de Senadores y Diputados Nacionales, cuenta en el salón azul con una araña cuyas tulipas son de cristal de baccarat, mientras que la gran cantidad de bronce que se necesitó para su construcción, fue obtenido de los cartuchos de balas usados en el Arsenal de Guerra de la Nación.

Dicha araña pesa 2054 kg. y mide 2,90m. de diámetro, por 5,20m. de alto, diseñada y realizada por artistas argentinos.

Cuenta con relieves alegóricos de las riquezas de la Nación y de acontecimientos patrióticos, además de figuras representativas de las distintas provincias, é incluso, sobre cuatro montantes con dos capiteles cada uno, se encuentran los bustos de San Martin, Belgrano, Saavedra, Pueyrredón, Rivadavia, Rodriguez Peña, Castelli y Mariano Moreno, hombres prominentes de la historia argentina.

Al recinto de la Cámara de Diputados, desde el período del año 2001, se lo ha dotado de la última tecnología, con dos nuevos tableros formados por seis placas de plasma que informa de continuo qué se está debatiendo, si hay quórum, el tipo de votación y conteo regresivo del plazo para votar; en esos tableros es posible la proyección de videos o material de PC.

Las bancas fueron modernizadas contando con un sistema especial para registro de identidades y votaciones, cada pupitre tiene instalada una terminal para conectar una computadora portátil a la Intranet del Congreso y a Internet. Se le han instalado 260 micrófonos de última generación, y renovado 500 m2. de alfombras, debajo de las que hay un espacio hueco por donde pasan 70 Km. de cables.

Cuenta con una vastísima Biblioteca creada en 1859, que funciona 24 horas al día, en un cercano edificio, a la que concurren los legisladores y ciudadanos en general, siendo uno de los más importantes centros de consulta para estudiosos é investigadores.

Los diarios de sesiones, y otras publicaciones oficiales de las demás reparticiones públicas, son editadas por la imprenta del Congreso Nacional que funciona desde 1919.

La apertura de la Av. de Mayo, desde la "plaza de los dos Congresos" hasta la "Plaza de Mayo", terminada poco tiempo después de la inauguración del Palacio del Congreso, posibilitó que pueda divisarse por esa vía en su extremo opuesto, la Casa de Gobierno, no obstante los 1700m que separan su enfrentamiento

A efectos de conmemorar el IVº centenario de la primera fundación de la ciudad, se mandó erigir este monumento, que hoy es símbolo de la ciudad, inaugurado el 23 de mayo de 1936.

EL OBELISCO
(Av. 9 de Julio y Corrientes)

Su construcción se hizo pese a las críticas más acerbas que acompañó al mismo desde que se proyectó, hasta mucho después de su inauguración, a tal punto llegaron las controversias que tres años después se votó una resolución por la que se ordenaba su demolición, basada en razones "estéticas y de seguridad pública".

La ordenanza no se cumplió pues el intendente vetó la orden, "en nombre de la Nación, a cuyo patrimonio pertenece".

Tal como ocurrió en París con la Torre Eiffel, que atravesó riesgos de desaparición similar, ya nadie podría recordar a Buenos Aires sin "su obelisco", como tampoco concebiría a París sin la Eiffel.

El obelisco tiene una altura de 67,50m. a la que se puede llegar tras ascender 200 escalones. En el ápice tiene cuatro ventanas, -ó lucarnas-, hacia los 4 puntos cardinales.

Su peso es de 170 toneladas.

EL TANGO Y LA

"CALLE CORRIENTES"

Hoy es avenida, pero los porteños que vieron aquélla Corrientes hasta 1936 angosta, adonde se escuchaba el Tango silenciosa y reverentemente, interpretados desde elevados palcos de los innumerables cafés donde actuaban los conjuntos de música típica, ahora desaparecidos, nunca le quisieron cambiar el rótulo de calle, aferrados nostálgicamente a la música que hablaba en su idioma de las cosas que le pertenecían.

Hasta los años cincuenta del siglo recientemente finalizado, subsistían todavía aquéllos "palcos tangueros", pero desde entonces hasta nuestros dias, el tango fue relegado por las nuevas generaciones, y sólo quedaron para él algunos reductos, "off Corrientes", mayoritariamente ubicados en San Telmo, tradicional barrio que no obstante su cercanía con el centro de la ciudad, conserva en algunos sectores la fisonomía del Buenos Aires colonial.

Cuna de espléndidos teatros y cinematógrafos que atraían multitudes, que luego de las funciones llenaban confiterías, pizzerías y restaurantes de las inmediaciones, le daba vigencia de diario paseo nocturno obligado.

En sus bares todavía recalan los empresarios de lo posible y lo imposible, mientras que los solitarios, se refugian a ojear libros en las innumerables librerías que permanecen a su servicio, hasta altas horas de la madrugada.

Cien tangos le cantaron cuando era la "calle de ensueños", la que permanecía activa siempre, la que "nunca dormía".

Ese ayer para los porteños subyace en sus entrañas, y ello le hace creer, aunque ya no lo sea, que es la misma a la que el poeta Héctor Gagliardi le dedicó aquélla poesía que comenzaba diciendo:

"Mi linda Calle Corrientes" "segura, tranquilamente,"

"sos de todos y de nadie" "coqueta, vivaz, risueña,"

"vas cruzando Bs. Aires " "como una piba porteña",

"con tu ritmo diferente.. " "que no ha cumplido los 20".

Se dice que el tango no tiene fecha cierta de nacimiento, pero cumple años el 11 de diciembre y lo festeja en la esquina de Corrientes y Esmeralda. La fecha memora el nacimiento coincidente del ídolo máximo de la canción porteña, el cantor Carlos Gardel, y el músico ya desaparecido también, Julio De Caro, que representa musicalmente la corriente evolucionista, que más tarde tendría en Astor Piazzolla al más destacado cultor de esa corriente.

LA AVENIDA DE MAYO

Es la primer avenida conque contó la ciudad de Buenos Aires, inaugurada el 9 de julio de 1894, diez años después de la aprobación de la Ley que la hizo posible.

La magnífica arquitectura francesa que la engalanó desde sus primeras edificaciones, hizo rememorar al París contemporáneo, aunque enseguida se hizo reducto de la colectividad española afincada en el país tiempo antes de su inauguración. Lejos quedaron los tristes dias de la guerra civil española, cuando media colectividad era partidaria del Generalísimo Franco y la otra mitad contraria, rivalidad que dirimían aquéllos en los cafés de una vereda, y éstos en los de la acera opuesta, no faltando los gritos de "viva" ó "muera" provocando entrecruces de calzadas que terminaron en numerosas trifulcas.

Ultimamente se ha venido invirtiendo mucho dinero para revitalizar su avejentada figura, pero los descendientes de aquéllos ibéricos inmigrantes apenas concurren a ella, naturalmente porque no "la sienten tan propia" como sus progenitores, para quienes constituía el lugar de encuentro entre paisanos, que irreflexivamente los llevó a ser testigos de la dilatada y ya casi extinguida actividad artística, intelectual y política de mejores tiempos.

Desaparecieron aquéllos lugares donde se servían los humeantes chocolates "a la española", con aromáticos y crocantes churros todavía calientes, apenas quedan ahora algunos restaurantes en las inmediaciones, donde aún se pueden gustar los platos con mariscos, especialidad de la cocina peninsular.

Su arteria fue el máximo escenario de los célebres festejos de los carnavales de antaño, con desfile de ornamentados carruajes y máscaras lujosamente vestidas, con asistencia de altas autoridades, actuación de conjuntos musicales y danzantes, e impresionantes muchedumbres que jugaban en toda su extensión con papel picado y serpentinas lanzadas al aire en dirección de las bellas mujeres a las que se pretendía enlazar, con la secreta intención de testimoniarle la admiración que su paso despertaba.

A la avenida de Mayo también le corresponde el honor de ser cuna y techo de la primer línea de subterráneos de América del Sur, cuya inauguración data del año 1913.

Hoy como testimonio de las perdidas tertulias literarias, sólo queda el antiguo Café Tortoni, con más de una centuria ocupando el mismo lugar, que aún continúa siendo el baluarte de cuanta manifestación cultural se desarrolle, y marco de las expresiones que responden a ese caracter.

Ejemplo de ello, es que los estudiosos é investigadores de lo concerniente a la música popular ciudadana, que componen la Academia Nacional del Tango cuya sede se halla en los altos del mismo, se reúnen en las instalaciones del café tradicional, las mismas por las que pasaron grandes artistas plásticos, literatos y hombres públicos prominentes, auditorio que también conociera Carlos Gardel, máximo cantor del género, fallecido en Medellín, -Colombia-, a consecuencia de un accidente de aviación en 1935, tan presente en la memoria de todos, que de él se dice que "cada día canta mejor".

Sus veredas y paredes guardan un pedazo grande de la historia de los argentinos, cobijó el ocio y el ingenio de porteños y peninsulares. Recorrer sus librerías, sus antiguos hoteles, admirar sus tradicionales construcciones, descubrir las cúpulas conque éstas se rematan, -vestigio testigo del suntuoso estilo de su época-, de cuando le valió el mote de la ciudad "europea" de América, la avenida de Mayo permite asomarnos a su pasado, "a la ciudad que ya fue", avasallada por la modernidad actual de la siempre pujante ciudad que es Buenos Aires.

AVENIDA NUEVE DE JULIO

Desde 1861 se sostenía la necesidad de que en la zona céntrica se abriera una vía de tránsito rápido de norte a sur.

Sin embargo, recién las primeras medidas se tomaron con las demoliciones que comenzaron en el año 1933. Para ésto se expropiaron las edificaciones ubicadas a la altura del 1000 de las arterias trasversales, razón por la que la calle Carlos Pellegrini perdió su vereda par, y la calle Cerrito su acera impar, quedando ambas como "corredores" laterales de la apertura central, a la que se le denominó Nueve de Julio.

Esta franja de aproximadamente 80 metros de demolición, más aquéllas 2 calzadas laterales que quedaron como carriles para tránsito lento integrados a la avenida, forman un ancho de 140m. de luz que la han convertido en una de las arterias más espaciosas del mundo.

El primer tramo librado al tránsito, de 500 metros de extensión, abarcaba desde la calle Bartolomé Mitre hasta Tucumán, y se efectuó el 12 de octubre de 1937.

Las sucesivas modificaciones, y el avance de su habilitación como vía rápida, ha culminado recientemente, empalmando como autopista elevada cada uno de sus extremos, previamente, al cabo de una longitud de 30 cuadras corridas a nivel, quedan enlazados los barrios "Retiro" y "Constitución".

En vastos tramos de su subsuelo, se siguen construyendo espacios que permiten el estacionamiento de varios millares de automóviles, a efectos de paliar la extrema falta de lugares que a éste fin se necesitan, ante el movimiento vehicular singularmente denso, registrado a consecuencia del constante incremento del parque automotor

BARRIO de "LA BOCA"

Este barrio, muy cercano al centro económico y vital de Buenos Aires, se mantiene como el más extraño y pintoresco de la ciudad. Nacido a orillas del primer puerto que se formó en "la boca del riachuelo", (de ahí su nombre), dio lugar al afincamiento, desde los años finales del siglo diecinueve, de numerosas familias procedentes de Europa, llegados a nuestro país en busca de un bienestar que la prosperidad Argentina de entonces podía proporcionarles, en contraste de la crisis que atravesaban sus naciones de origen.

Se convirtió así en la patria chica de españoles, vascos franceses, griegos, yugoslavos, turcos, y polacos que se entremezclaron con el millón de italianos, que entre calabreses, sicilianos piamonteses y genoveses, constituían la mayor masa inmigratoria que prolongó su arribo hasta bien entrado el siglo veinte.

Esto trajo como consecuencia una población de características propias é inconfundibles, que se ubicaron en humildes viviendas colectivas, vale decir ocupadas por varias familias en común, denominadas "conventillos", en relativamente buenas construcciones si se tiene en cuenta que sus paredes y techos eran de zinc, muchas de las cuales todavía existen, generalmente pintadas con alegres colores que si bien no combinan entre sí, les aportan un pintoresquismo de agradable y original vista.

Aunque el paso del tiempo ha cambiado mucho su fisonomía inicial, desde cuando casi la totalidad de sus pobladores dependían de las tareas portuarias, pasear por sus calles aún provoca la nostálgica sensación de respirar un Buenos Aires que pasó, aunque siga siendo el único lugar donde aún es posible ver a los vecinos sentados en el frente de su vivienda para ver quién pasa.

Barriada bullanguera de día y de noche, desde siempre y aún ahora, como en su calle Necochea, donde todavía es posible cenar y bailar en sus cantinas con ocasionales comensales de mesas vecinas, en un marco de alegría sana y muy animada.

Con el nombre de Club Atlético Boca Juniors, se halla en el barrio el club de fútbol de mayor arraigo popular de la Argentina, luciendo en sus vitrinas innumerables trofeos obtenidos a nivel nacional y también intercontinental, habiendo obtenido en éste último orden dos coronaciones de Campeón Mundial de clubes. Además de su estadio é instalaciones, también puede visitarse el recientemente inaugurado museo que muestra orgullosamente su trayectoria de casi un siglo de vida.

Otra atracción turística la constituye "Caminito" , una calle peatonal semicircular construída en lo que fue un ramal ferroviario, embellecida con estatuas, bajorrelieves, frescos, murales decorados o compuestos por mosaicos cerámicos, a punto tal que muchas veces se utiliza como escenografía circundante del teatro que en algunas temporadas funciona allí mismo, al aire libre, teniendo los residentes cuyas ventanas asoman al pasaje, la posibilidad de asistir al espectáculo desde las mismas, como si lo hicieran desde un palco "avant scene", y hasta componiendo a su vez parte de la función. Por las tardes, y los dias domingos todo el día, es común encontrar interpretes del bandoneón ejecutando tangos que algunos paseantes se animan a bailar

Inevitable visitar otro orgullo boquense, constituído por el Museo fundado por Benito Quinquela Martín, pintor de relevante prestigio universal, de motivos populares de la barriada, en él se conserva el atelier desde donde el artista observaba el movimiento portuario que plasmaba en sus obras, de manera casi monotemática. El museo fue donado por el artista y puede visitarse de miércoles a domingos. Consultar horario. Se halla frente al Riachuelo, sobre la avenida que circunda al mismo, Pedro de Mendoza Nº 1835/43.

LA RECOLETA
Paseo Recreativo y Centro Cultural

Buenos Aires muestra con orgullo, innumerables esculturas hechas por los más destacados artistas, y muchos lugares de esparcimiento que pueden embelesar al más indiferente de los transeúntes.

De éstos, quizá el lugar más elegante y bonito sea la zona de "La Recoleta". Los centenarios aromos, gomeros, ombúes y magnolios, con ramas que por su diámetro superior a 20 metros, debieron apuntalarse para no caer, de por sí son admirables ejemplares únicos.

En ese entorno se hallan exóticos restaurantes y sofisticadas confiterías, que sirven en sus aceras bellamente engalanadas con plantas y flores, semejando paradisíacos reservados.

Sus hoteles de lujo y suntuosos albergues transitorios, sus casas de modas, sus anticuarios y clubes nocturnos, conforman un todo de excepcional señorío y esplendor, imposible de hallar en ciudad alguna del mundo.

..y todo comenzó en el año 1732, cuando algunos jesuítas inauguraron con particular arquitectura, una modesta construcción conventual para frailes recoletos descalzos, con una iglesia que aún se conserva, en la que se destaca una bella espadaña en estilo rococó, que deja ver las sonoras campanas que contiene.

Esa iglesia, (hoy basílica), fue puesta bajo la advocación de la Virgen del Pilar, con una capilla dedicada a San Pedro de Alcántara, cuya imágen se guarda en tamaño natural.

Ante la disolución de la Orden, en 1822, la huerta aledaña fue destinada para el Cementerio del Norte, -el primero público que tuvo la ciudad-, ahora reservado para difuntos ilustres. Desde 1881, año en que fue reformado, se constituyó por su riqueza ornamental, en uno de los tres más importantes, junto a los de Génova y París. Quien visite la zona deberá tener que esforzarse para ver dónde se encuentra, por ello no debe parecer extraño que se pondere un lugar, en el que existe integrado un cementerio.

Hace algunos años en el solar adyacente, que originariamente fuera convento de los monjes recoletos, y luego sucesivamente, hospital, cárcel, cuartel de bomberos, asilo de mendigos y hogar de ancianos, se ha creado el Centro Cultural Recoleta, donde se transformaron los antiguos claustros en galerías para exposiciones, y se conservaron originalmente los centenarios patios "de los Naranjos", "de los Tilos", y "de la Fuente".

En el exterior del centro, sobre la barranca, los dias domingo, innumerable cantidad de artesanos despliegan y ponen precio a sus obras, y en un alarde de conjunción arquitectónica entre lo antaño y ogaño se alínean detrás, una serie de elegantes lugares al aire libre, donde es posible tomar una copa, o saborear una comida, mientras que internamente, puede recorrerse una espléndida galería comercial donde es posible hallar avanzados artículos para la decoración hogareña.

Es difícil imaginar hoy, que hasta allí acudían las lavanderas con sus atados de ropa para lavarlas en la orilla del río, que antiguamente llegaba hasta los pies de esa misma barranca, adonde ahora hay juegos infantiles.

Analizando la transformación, la Recoleta constituye un emblemático ejemplo de que las ciudades, se transforman al ir adoptando el gusto, las modalidades y costumbres que los sucesos cotidianos y acciones de sus habitantes les va imponiendo, y que con el correr del tiempo, son ellas las que maquinalmente, por oposición, ofrecen el "producto" que testimonia la forma de vida de cada época.

BARRIO de SAN TELMO

Se dijo con acierto que San Telmo es el barrio donde Buenos Aires tuvo su primera infancia, y es también allí donde está su vejez.

Obligado por una disposición que prohibe la demolición de las fachadas de sus edificios, es la cara del casco antiguo del Buenos Aires colonial de comienzos del siglo XX recientemente extinguido, y hasta de fines del XIX, cuando debió soportar los embates de una tremenda epidemia de fiebre amarilla que hizo huir a las familias cuya condición económica le posibilitaba emigrar a zonas no contaminadas, preferentemente agrupadas en la zona norte, donde sin proponérselo, fueron dando nacimiento al que sería el barrio más aristocrático de Buenos Aires.

No obstante, San Telmo guardó para sí viejas casonas, que aún con sus frentes de paredes caducas y descascaradas, dejan ver en su interior, trasponiendo los hermosos portales generalmente hechos con artísticas rejas, amplios patios interiores engalanados con tinajas de barro y macetones con flores.

El sabor por las cosas de antaño, hace que gran cantidad de turistas repitan su recorrido por la noche, cuando la iluminación es brindada por faroles adosados a la pared, que semejan a los que iniciaron el alumbrado público, alimentados a sebo, que fueron desapariciendo desde que en 1902 la Compañía General de Electricidad comenzó a suministrar el fluído eléctrico.

El límite del barrio es tan cercano de la histórica Plaza de Mayo, que más que un barrio, pareciera ser un apéndice del mismo "centro".

Desde allí numerosos restaurantes y bares nocturnos, generalmente con espectáculos de tango, dan animación al mismo hasta altas horas de la noche, reuniendo contingentes turísticos ávidos de escuchar y ver bailar tangos.

Los domingos funciona, desde la mañana, en una plazoleta situada frente a la Iglesia de San Pedro Telmo, distante a sólo diez cuadras de la Plaza de Mayo, una feria de artesanos que goza de una nutrida afluencia de público, también todos los dias, en sus inmediaciones, es posible encontrar negocios de antigüedades que ofrecen los objetos más increíbles, y eventualmente hallar improvisadas parejas ensayando pases de baile de la música porteña.

Zona de "RETIRO"

Estaciones terminales de Trenes

y de Ómnibus de Larga Distancia,

la Torre de los Ingleses, y

Monumento a los Héroes de Malvinas

El nombre de la zona deriva de cuando el decimoséptimo gobernador don Agustín de Robles, levanto allí para su descanso, a principios del año 1690, una casona que denominó "El Retiro", recordando al Palacio Real de Madrid.

Años después, ya en el siglo XVIII, se instaló en ella el mercado de negros esclavos importados por empresas inglesas y francesas.

Torre "de los ingleses": Cuando la Argentina festejó el 25 de mayo de 1910 su primer centenario como nación libre, recibió regalos de todas las naciones cuyas colectividades constituían un número considerable de residentes.

Aunque Inglaterra no concurrió a los festejos del acontecimiento, por el duelo que guardaba a consecuencia de la muerte de Eduardo VIIº, ocurrida 19 dias antes, su colectividad entendió que a Buenos Aires le faltaba una torre con reloj, resolviendo que éste sería el regalo adecuado a aportar por ellos.

Estando el estilo "renacimiento inglés" de moda en Europa, coincidentemente con la época de la segunda fundación de Bs. Aires, optaron porque la torre luciera en ese estilo.

Las inmensas campanas, -una sola de ellas tiene 6 toneladas de bronce-, reproducen las campanadas dadas por el Big Ben en la torre de Westminster, en Londres.

La plaza donde se encuentra, luego de la guerra de Las Malvinas que Argentina en su pretensión de recuperar las islas ubicadas en el Atlántico sur, sostuvo contra Inglaterra, cambió su antigua denominación de "Plaza Británica", por el nombre de "Plaza Fuerza Aérea Argentina", pero la "Torre de los Ingleses" sigue denominándose así, como reconocimiento a que el obsequio fue recibido de los residentes de esa nacionalidad.

Monumento a los Héroes de Malvinas: Al oeste de la torre, cruzando la Av. del Libertador Gral. San Martín, y ya sobre la plaza que lleva el nombre del prócer, los Héroes de Malvinas tienen el reconocimiento de la Patria y de sus habitantes, en un sobrio espacio donde los nombres de quienes ofrendaron sus vidas en pro de la recuperación de las ocupadas islas, son permanentemente honrados y custodiados con recogimiento, por guardias de las distintas fuerzas armadas, que cada quince dias se alternan en su custodia y homenaje.

Terminales de Trenes y Buses de Larga Distancia: Desde Buenos Aires hacia el interior, parten 6 líneas ferroviarias, tres de ellas que se dirigen hacia el norte del país, lo hacen desde las estaciones que se ubican frente a la cara norte de la torre, y a unos 200 metros más al Este, se encuentra la estación terminal de ómnibus de larga distancia, adonde arriban y parten pasajeros de todos los ámbitos del territorio nacional, y también de cuatro países vecinos.

COMPLEJO CULTURAL GENERAL SAN MARTÍN
Av. Corrientes 1530 - Sarmiento 1551

Amplísimo complejo cultural dependiente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que abarca 80 metros en tres cuerpos que van desde su frente por la Av. Corrientes hasta la calle Sarmiento por detrás; con 15 plantas, cuatro de las mismas en el subsuelo, totalizando 29.400m2. de superficie.

Además de varias salas para exposiciones artísticas, cuenta con 5 salas teatrales por las que anualmente, más de un millón de espectadores presencian los espectáculos más calificados del orden nacional y extranjero.

Por sus escenarios han desfilado la casi totalidad de las obras emblemáticas del teatro universal, con actuación de los artistas de máximo relieve internacional.

La lírica, la danza, los conciertos de música clásica, los conjuntos corales, y las más calificadas agrupaciones orquestales que cultivan los populares géneros musicales más diversos, tienen también cabida de manera constante.

Además de contar con talleres de vestuario, escenografía, máscara, peluca, pintura, escultura y cine arte, funciona en él la Academia Nacional de Música, y emiten sus programas las dos emisoras de radio dependientes del propio gobierno municipal. Una de ellas lo hace por Amplitud Modulada, mientras que la restante por Frecuencia Modulada, dedica sus emisiones las 24 horas del día, a la música de la ciudad, el Tango.

En su proyección hacia otras expresiones culturales, cuenta con bibilioteca, cinemateca, etc., por todo ello tiene merecidamente ganado el título de Complejo Cultural, respondiendo a su finalidad de trabajar en bien de la cultura de la comunidad a la cual sirve.

Oficialmente, la inauguración de éste edificio se produjo en octubre de 1961, pero previamente, a consecuencia de un incendio sufrido por el Teatro Nacional Cervantes, se le cedió sus instalaciones todavía sin inaugurar, para que el elenco que venía actuando en la sala siniestrada no interrumpiera la temporada que venía desarrollando, dando lugar a una pre-inauguración extraoficial, el 25 de mayo de 1960.

TEATRO COLON

Su historia comenzó el 25 de abril de 1857 en el solar ocupado ahora por la casa central del Banco de Nación Argentina, frente a la histórica Plaza de Mayo, y a la Casa Rosada, sede del gobierno nacional.

Su actual emplazamiento en las calles Libertad y Tucumán, se hizo donde por ésta última arteria antiguamente estaba la estación ferroviaria "Del Parque", del primitivo ferrocarril del Oeste, y se inauguró el 25 de mayo de 1908, tras veinte años de construcción.

Solamente su centro lírico ocupa una superficie de 7000m2., con capacidad para 3500 espectadores, el escenario tiene una boca de 18m. por 34m. de profundidad con un disco giratorio de 20m. de diámetro, con una magnífica araña central de 700 luces.

Su acústica es considerada por músicos y cantantes como la más correcta del mundo, ya que un susurro emitido en el escenario, puede ser escuchado desde donde se encuentran las últimas butacas, siete pisos más arriba.

Este magnífico Coliseo, inspirado en la Opera de París, está engalanado con vitrauxs, mármoles, espejos, luces, que de por sí forman parte acorde del brillante espectáculo que enmarcan la elegancia, el lujo, las joyas, y la belleza de las señoras que concurren a sus veladas.

También, es admirable la cúpula cuya decoración fue efectuada por uno de los mayores exponentes de la plástica argentina, el pintor Raúl Soldi, quien plasmó en ella las cuatro funciones básicas del arte de la ópera, pudiéndose apreciar también pinturas de otros grandes artistas plásticos nacionales, como Butler y Basaldúa.

Merece destacarse que el teatro cuenta de manera estable con orquesta, coro, cuerpo de baile y también la orquesta filarmónica de Bs. Aires, y además, funcionan talleres de sastrería y escenografía; salas de ensayo, y un museo de ropas, pelucas y demás atuendos usados por los innumerables y más famosos artistas que han desfilado por su escenario.

EL RIO DE LA PLATA y los "CARRITOS" de su Av. Costanera

Argentina y Uruguay han levantado sus ciudades capitales, una casi al frente de la otra, al borde del Río de la Plata, cuya amplitud es de 230 km en su ancho máximo, tal magnitud da una ilusión oceánica, como la tuvo su descubridor Juan Díaz de Solís, quien lo bautizó Mar Dulce, creyendo había encontrado un mar cuyas aguas tenían ese sabor.

Caudaloso, -más de 22.000 m3/seg.-, ancho y relativamente poco profundo, se formó hace 2,4 millones de años, y es uno de los más importantes de América, con una longitud de 275 Km.. Su color es amarronado debido a la gran cantidad de sedimentos que recibe del Río Paraná, el que junto al Río Uruguay son sus principales afluentes.

Cuando sus aguas dulces entran en contacto con el Atlántico, se produce una doble circulación de corrientes fluviales y marinas, removiendo algunas porciones del lecho que provoca la formación de un "tapón fangoso", por acumulación de sedimentos.

De frente al río, Montevideo supo aprovechar el paisaje y las playas que el mismo le proporcionaba, y así conformó un bello entorno para solaz de sus habitantes, en cambio Buenos Aires lo ha usado casi exclusivamente para actividades portuarias, y fue construyendo su ciudad prácticamente de espaldas al mismo.

Hace poco más de medio siglo, para satisfacer el apetito de los conductores de camión que esperaban efectuar sus cargas y descargas en el puerto, a alguien se le ocurrió instalarse en la avenida costanera llamada oficialmente Tristán Achaval Rodriguez, con un vehículo rodante al que le adosó una pequeña parrilla, y comenzó a vender chorizos.

Ante el éxito de esa iniciativa, pronto proliferaron más "carritos", y consecuentemente sabrosas variedades de embutidos y achuras vacunas fueron puestas sobre las improvisadas parrillas rodantes, cocidas por verdaderos herederos del gaucho de las llanuras pampeanas argentinas, los que tradicionalmente se alimentaron casi exclusivamente de carne asada.

Hoy esos "carritos de la costanera" como se les sigue denominando, y que otrora llegaron a ser más de medio centenar, se han convertido en sofisticados restaurantes, pero sus parrilleros conservan con orgullo las minuciosas habilidades de sus antecesores gauchos, capaces de proporcionar el insuperable punto de cocción que difícilmente sabría otorgarle el cheff más cotizado.

Nadie podrá decir que ha estado en La Argentina si no ha saboreado la tierna carne de su hacienda, asada por especialistas en cualquiera de los supervivientes restaurantes de la costanera, de los pocos que aún perduran, luego de los innumerables que han sido desterrados del lugar por su cercanía con el aeropuerto de cabotaje que allí se encuentra.

De día, o especialmente de noche, en medio de un marco brillante de luces, constituye de por sí un cercano é imperdible paseo, sintiendo en el rostro la brisa del río, en medio del rugir de los aviones que decolan y aterrizan en el doméstico aeropuerto Jorge Newbery.